ESCALA PARA UNA MEDALLA (RE)

FOMENTO DE LOS VALORES

dsc_0763-borderLa música, siempre la música. Así se puede definir la trayectoria de la Sociedad Filarmónica de Nuestra Señora de la Oliva de Salteras. Desde que entré a formar parte de esta gran familia como miembro de la banda juvenil muchos han sido los gratos momentos vividos, entre ellos la salida procesional del Domingo de Ramos tras el imponente palio de María Santísima de la Estrella. En este tiempo, he comprobado que muchos son los valores que se fomentan día a día, entre otros el compañerismo, la amistad o el respeto. Por todo ello, gracias, gracias y gracias. A por otros cien años regalando música. Felicidades por tan merecido reconocimiento al ser galardonada con la medalla de oro del municipio saltereño.

María Rosa Lemos Mateo.

Anuncios

Secuencia LXXVII 31/05/2014: CANTANDO BAJO LA LLUVIA

“Coronación Canónica de Nuestra Señora de las Nieves en Las Gabias (Granada)”

Coronacion-Gabias-08-border

Cuando empezó a llover se nos cambió la cara a todos. Fue entrar en la provincia de Granada y volverse el cielo negro y triste, oscuro y eDSC_2576-borderxtremadamente melancólico. Salimos de Salteras con un tiempo apuntando a calurosoDSC_0462-border propio un tarde luminosa con las que nos regala nuestro pueblo. Conforme al autobús seguía hacia el este, el escenario iba tornando a tonos grises pleno de nubes. Era acercarnos a Las Gabias y pensar que era imposible que estuviera cayendo tanta agua. Había bastado un centenar largo de kilómetros para trocar un hermoso acto que ilusiona a un pueblo, a una hermandad y a nuestra banda por lo que de depositaria de la confianza de ellos supone, para que creciera la preocupación sobre cómo se iba a celebrar el importantísimo acto para el que La Centenaria había sido llamada.

Todo lo vamos a contar. Siga leyendo y se enterará de todo.IMG-20140601-WA0043-border

La Plaza del Fuerte de la localidad granadina de Las Gabias fue el lugar escogido para celebrar la Coronación Canónica de Nuestra Señora de las Nieves en una ceremonia presidida por Monseñor Javier Martínez, Arzobispo de Granada. Momentos antes de la celebración, coincidiendo con el instante en que la banda estaba citada para coger el autobús, la imagen de la Virgen de las Nieves era trasladada en procesión desde el templo de La Encarnación para situarse en la plaza.

DSC_0480-borderDías anteriores se vivieron momentos previos plenos de emoción cuando la Virgen de las Nieves, siguiendo el calendario fijado previo a la coronación, fue trasladada desde su ermita hasta la Iglesia Parroquial de la Encarnación con el rezo del Santo Rosario y acompañada por la Banda Municipal de Las Gabias, pasando previamente por el cementerio y por la residencia de ancianos y discapacitados San Cristóbal. En el templo se celebró un triduo y en la propia madrugada ya del día de la coronación se pudo admirar a la Virgen de la Nieves, obra de Bernabé Gaviria del primer cuarto del siglo XVII, entronizada y situada en la nave central del templo luciendo un manto realizado y diseñado por el taller jienense de  Pedro Palenciano Olivares con bordados del Siglo XVIII, donación de un grupo de devotos.

Coronacion-Gabias-11-borderPara vivir con más plenitud la jornada que nos esperaba por delante, el pueblo y la hermandad habían realizado un conjunto de adornos con una decena de arcos triunfales, más de mil gallardetes, veinte kilómetros de guirnaldas de papel, colgaduras, altares y otros elementos ornamentales que teñían de color las calles por las que habría de pasar la Patrona.

La imagen de la Virgen salía de la parroquia y la banda, no sin cierta preocupación pues el autobús se retrasó en la hora de la cita, se ponía en camino. Todo discurría ya con plena normalidad. La misa, cantada por  la coral Ciudad de Granada. y el traslado de la banda, el acto de coronación y una nueva actuación.

Coronacion-Gabias-04-borderCon el autobús en pleno traslado, la misa continuó, en la Plaza de la Fuente donde se había montado un magnífico altar junto a la Casa de Benavente y Pisa delante del torreón musulmán con jarras de azucenas, símbolo de la pureza de María, y con elementos de orfebrería en la candelería de la cofradía de Nuestra Señora del Rosario, de Granada, y los respiraderos del palio de la Esperanza de Granada. Durante la homilía, Monseñor Martínez  señaló que  “la devoción a la Virgen en Las Gabias es hermosa y reflejo de la historia cristiana de este pueblo” y definió el acto como una prueba del amor del pueblo a su Patrona y de la Virgen a todos los que la miran, le piden, le agradecen y le rezan diciendo que “esta es una corona de amor y de fe”. Nada más acabar, y en medio de una atronadora ovación, Monseñor Martínez procedió a coronar a las imágenes de la Virgen y el Niño con las coronas obra del taller del joyero cordobés Manuel Valera con diseño de Álvaro Abril, mientras una auténtica manta de flores caía sobre el altar.

DSC_2594-borderComo venimos diciendo, por un  lado la misa de coronación. Por otra, la banda en el autobús donde se repartían las partituras para los atriles pequeños de las composiciones que se estrenarían en ese acto. Por un lado, todo un pueblo disfrutando con ver a su Virgen ya coronada y por otro los nervios de una nueva actuación donde además podríamos compartir piezas con el prestigioso coro gaditano de Julio Pardo, formación con la que habíamos quedados citados a la entrada del pueblo, en el Centro de Municipal de Formación de la Plaza del Silo para poder ensayar brevemente.

Coronacion-Gabias-13-borderTodo fue llegar a la provincia granadina cuando empezó a llover. Más tarde nos enteraríamos que la misa ya se encontraba terminando, junto el momento en que el Arzobispo impartía la bendición final y que se procedió rápidamente a proteger perfectamente con un gran plástico a la Virgen, el Niño y las andas procesionales quedando de esa forma en el altar a la espera de poder tomar una decisión sobre la procesión que en un primer caso, de no ser posible realizarla, se convertiría en un traslado hasta la parroquia.

20140531_195948-borderComo hemos dicho, de todo esto nos fuimos enterando ya en el pueblo después del ensayo. El ensayo fue a la vez magnífico e inédito. La música de las ejemplares y magníficas voces gaditanas del coro y la de nuestra banda se recogían bajo unos soportales mientras un fortísimo aguacero acompañado de numerosos rayos y truenos se hacían los protagonistas de la tarde.  Llovía a mares, tronaba sin misericordia y el cielo se puso de color panza de burra. Habíamos pasado del azul a la más pura oscuridad.

Así las cosas, no cabía otra que volver al autobús, coro y banda, y esperar acontecimientos que pasaban inexcusablemente 20140531_195538-borderpor que parara de diluviar. Mientras, las andas de la Virgen, perfectamente protegida por los plásticos, esperaban en el altar de la coronación.DSC_0502-border

Cuando pareció que la lluvia cesaba, la hermandad dispuso el traslado de los músicos hasta el Hogar del Pensionista cercano a la parroquia y a la plaza para así esperar más cerca el momento en el que las nubes dieran una tregua y acompañar a la Virgen al templo. Como quiera que paró un poco el aguacero, la Junta de Gobierno decidió que el traslado, en vez de a la parroquia sería a la capilla donde reside la imagen de la Virgen.

DSC_0482-borderSerían sobre las diez de la noche, todavía sin dejar de llover, los horquilleros, a las órdenes de su capataz, Gonzalo Ortega, procedían a bajar a la Virgen del Altar. Los cielos volvieron a abrirse aún más  y empezó a caer otro fortísimo chaparrón. Así, tanto el coro de Julio Pardo como la banda de la Oliva sólo tuvieron tiempo de interpretar dos marchas. La nota oficial de la Hermandad así lo recogía posteriormente y nosotros queremos reproducir aquí y que decía así:

Nota de la Hermandad:

El pasado sábado 31 de mayo se estrenó el himno de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de Las Nieves Patrona de Las Gabias, se hizo tras el paso de Nuestra Madre cuando emprendía su caminar de vuelta a la ermita. Tras la fortísima tormenta que se desencadeno en el justo momento en el que el Arzobispo de Granada dio la bendición, la Virgen de Las Nieves permaneció en el altar de Coronación esperando a que escampara para poder realizar la procesión Gloriosa de la Coronación o, como la Junta de Gobierno decidió en un primer momento, resguardarse en la Iglesia para después seguir la procesión, pero la lluvia era tan intensa que fue imposible. Finalmente, pasadas las 22.00 horas, se decidió volver a la Ermita en un pequeño claro pero de nuevo la lluvia con gran intensidad hizo acto de presencia. No obstante, la Oliva de Salteras interpretó dos marchas tras el paso, una de ellas junto al Coro de Julio Pardo que a su vez es el Himno de la Coronación. Éste se trata de una composición musical procesional realizada por Víctor Ferrer Castillo titulada “Virgen de Las Nieves Coronada” con letra de Julio Pardo.

DSC_0573-borderUna vez que la virgen se encontraba en el interior de la Ermita, la Oliva de Salteras junto al Coro ofrecieron un concierto en la Iglesia Parroquial de la Encarnación donde se interpretaron las marchas de coronación más las composiciones: Coronación, Mi Amargura y Coronación de la Macarena, finalizando el acto con el Himno de España.

Pues sí, el diluvio que en ese momento se empeñaba en ser el protagonista, no fue suficiente para el ímpetu de pueblo, hermandad, coro y banda y se pudo estrenar tras las andas la marcha de la coronación “Virgen de las Nieves Coronada” cuyo texto dice:

 

Salve Virgen de las Nieves,

Salve Virgen Coronada,

Salve Reina de la Vega de Granada.

Madre hoy mi corazón

ya ve la salvación

bañado por tu amor.

Salve, canta el pueblo en oración

subiendo por tu cuesta

tras de ti con devoción.

Virgen de las Nieves,

Reina Coronada,

Salve, salve, salve, Coronada.

DSC_0499-borderA continuación sonaba “Coronación de la Macarena” (Pedro Braña) en el momento que arreciaba más la lluvia por lo que la banda hubo de retirarse quedando sólo los tambores. Ole por los tambores de la Oliva que acompañaron con su sonido a la Virgen hasta su ermita en medio de una tormenta a ratos inmisericorde. Allí estuvieron aguantando hasta el final, más de media hora, como los buenos. Empapados pero contentos. Estuvieron con la Virgen para que tuviera sonidos de la Oliva hasta llegar a su casa. Cuando el coro y los tambores regresaron al Hogar del Pensionista fueron recibidos con una fuerte ovación.

DSC_0531-borderComo apuntaba la nota de la Hermandad, tras que la Virgen fuera depositada en su ermita, de nuevo los devotos, banda y coro nos trasladamos a la parroquia donde poder ofrecer un concierto.

Para comenzar se interpretaron junto con el coro de Julio Pardo,  “Pasan los campanilleros” (Farfán) y “Encarnación Coronada” (Abel Moreno) y así terminar esta primera parte con el himno de la coronación, a cuyo término, nuestro director, Jesús Salas, indicó a la formación de la banda, que estaba en el crucero de la iglesiaDSC_0577-border, que se abriera para que pudieran recibir los aplausos de todo el pueblo el coro gaditano, situado en
las escaleras del presbiterio, que había estado cumbre en la interpretación de la parte cantada de las piezas y a la vez formar un pasillo para su despedida entre el reconocimiento también los músicos de La Centenaria. Tras estos momentos plenos de emoción, el concierto prosiguió con el estreno de dos piezas dedicadas a la Virgen de las Nieves, “Soberana de la Vega” de Ana Carmen Illescas Delgado, y “Coronada de Amor” de Daniel Sánchez Madrid. Se completó la actuación con “Coronación” (Marvizón y Puntas), “Mi Amargura” (Víctor Manuel Ferrer Castillo) y “Coronación de la Macarena” (Pedro Braña) con el broche del Himno Nacional.

La lluvia pudo con la procesión pero no con las emociones. Dicen las crónicas del día que “como curiosidad, en la mayor parte de las últimas coronaciones canónicas celebradas en Granada la lluvia ha estado presente. Así, en la mañana de la Coronación de Santa María de la Alhambra llovió, el día del traslado de la Aurora para su Coronación también, y en la Coronación de la Virgen del Espino también se producía una tormenta”.

DSC_0587-borderPara acabar, queremos agradecer las atenciones para con nuestros músicos de la hermandad de Nuestra Señora de las Nieves y de todo el pueblo de Las Gabias por las atenciones que nos prestaron en el convencimiento de que en el futuro seguro podremos un día volver a cruzar nuestros caminos. Así lo espera la Banda de la Oliva.

Tresillo de corcheas:

♪.- A los tambores los llaman ahora “La Banda del Titanic”. ¡Cuánta agua!

♪.-El día que más temprano tenía que llegar el autobús fue el que más se retrasaba. Menuda carita la de Pepe.

Tresillo 2-border

♪.- Aunque parezcan cuatro… son cinco. Pregunten, pregunten…

Tresillo 3-border

 

A modo de coda

Coda

JUAN SOSA

Amanecía este día tan especial cuando nos asaltó la noticia de que uno de los nuestros nos había dejado.

A todos nos impactó muchísimo, pero en mi caso porque Juan fue un compañero de cuerda, mi predecesor. Sin su tuba tal vez nunca hubiese sonado la mía o las de quienes hemos seguido sus pasos generaciones posteriores.

La Academia Joaquín de la Orden está llena de instantáneas donde podemos verlo cuando tocaba junto a su hermano Fernando, hace ya más de medio siglo, durante los años sesenta y setenta.

Tras su relevo natural en la cuerda, siempre aportó una sonrisa, o una broma, mientras preparaba sus especialidades culinarias para alguna de las convivencias que realizábamos en la Academia.

Este sábado en Las Gabias su tuba nos acompañó, y a pesar de su tristeza sonó, porque no había mejor homenaje para Juan Sosa que llevarlo con nosotros a través de la música con la que él tantos años dignificó a su Banda.

ESCALA PARA UNA MEDALLA (DO)

“HACER UN POCO MÁS FELICES A LOS DEMÁS”

Mi más sincera enhorabuena a la gran familia que forma la Sociedad Filarmónica de la Oliva de Salteras por el inminente reconocimiento tan merecido de la Medalla de la Villa.

Más de uDSC_0277-bordern siglo llevando la música por tantos rincones de nuestra geografía, contribuyendo desde el arte musical a hacer un poco más felices a los demás, a enriquecer el espíritu de los que quieren escuchar. Quizás sea lo más hermoso para un músico.

También al que escribe la Banda de la Oliva le ha proporcionado grandes momentos a nivel personal y artístico. La primera vez que la marcha procesional de un servidor sonó tras un paso de palio en las calles de Sevilla fue gracias a la Oliva de Salteras. La primera vez que se me ha grabado en disco una obra para banda de música (una marcha procesional en este caso) fue gracias a la Oliva de Salteras. Todo un honor.

Por haberme hecho cumplir estos sueños, por su confianza, siempre les estaré agradecido a la banda y a su gente.

Felicidades y gracias siempre por vuestra música y buen hacer.

 


Francisco Javier Parra Medina.