Nuestro Compás 4: ¿Que por qué lo hago?

NuestroCompás3¿Otra vez tienes que ir a Sevilla? Vete en autobús, que es más barato.

-No, que si no, no llego a tiempo. El concierto es a las ocho de la noche.

¡Ah, entonces vas porque quieres, no porque tengas que ir!

-Es verdad. Lo confirmo y lo declaro: voy porque quiero ir. Bueno, no: voy porque necesito ir. ¿Qué me cuesta el dinero? ¡Pues claro que me cuesta! Pero a cambio de qué: ir, a mí, me da vida. Sí, así: la vida.NuestroCompás2

Ya se que si no voy nadie se va a enterar ni se va a notar (pobre de mí si me creyera no ya imprescindible, sino  mínimamente importante). Pero si no voy quien lo lamenta de corazón soy yo mismo. Y lo sufre y se imagina allí mismo, a pesar de la distancia.

¿Qué por qué voy si ni siquiera puedo asistir a los ensayos? Pues ya ves, ahí está la grandeza de La Oliva, en la que sin preguntar te PozueloSalterasdevuelven multiplicado el cariño que tú antes has compartido con humildad. ¡Cómo no voy a serle fiel!

Así que no me cuesta ningún trabajo hacer casi 600 kilómetros ni coger alguna vez algún avión para llegar. Y no por ello espero nada a cambio, ni medallas, ni reconocimientos, ni golpecitos en la espalda. Ni siquiera el dinero, porque quien piense que está aquí por ganar dinero,…

Además, ¡qué caray!, ¿cómo suena esta banda? Así que pasen otros cien años La Oliva seguirá ganándose el elogio y el aplauso del público. Y ya no será porque yo y los demás estemos ahí, sino porqNuestroCompás1ue vendrán otros que renovarán el espíritu olivista, con esfuerzo, cariño e ilusión. Incluso sin pedir nada a cambio.

Así que, puedes pedirme lo que quieras. Pero no me pidas que lo deje. No. Eso nunca.

Antonio Rincón Enríquez

Músico de la Centenaria Banda de la Oliva

nuestrocompas

Anuncios

A primera vista (Cap. 36): ¿Otro que medita?

Aprimeravista0001

Hace uno días publicamos un “A primera vista” donde un grupo de músicos parecía meditar ante un cupón de la ONCE. Hoy les traemos otra instantánea donde todas las papeletas apuntan a que Jesús Salas Jr (percusión) está rezando más que meditando ante el escudo de La Centenaria.

Sabemos de la pasión con la que los músicos de la Oliva tratan los símbolos de su banda y como es el respeto que se tiene por ellos pero lo que no podíamos imaginar que esa veneración llegara hasta arrodillarse ante el escudo. ¿O es otra cosa? La solución, en el próximo capítulo.

Nuestro Compás 3: Saber ser músico de La Oliva de Salteras

NuestroCompás2Traigo el recuerdo de un anuncio televisivo que se transmitía hacía muchos años con el objeto de fomentar la lectura. El mensaje era sencillo: un libro ayuda a triunfar”.

A tal ejemplo se le sumaba el hecho de afirmar, que lo mismo sucedía con el perro.

Intentaban solidificar la amistad en estas dos cuestiones.

Indudablemente los libros ofrecen un gran aporte en la vida y el hecho de convivir con un animal doméstico ofrece sin dudaNuestroCompás1 una riqueza interesante para sus dueños, cuidadores y responsables. Pero asegurar que un libro o un animal son el mejor amigo, es un simple argumento mercantilista o un buen enganche publicitario. Lo sustancial, en realidad, no está en la misiva que se transmite, sino en la dependencia que puede crear dándole validez a algo que no lo posee. Un perro terminará muriendo, es algo consabido. Un libro puede contener datos no exactos o incluso ser confuso en su exposición, además de ser un objeto que puede perderse.

NuestroCompás3Solidificar materialmente una amistad no es algo que se consiga en poco tiempo. Necesita de determinadas circunstancias y hechos que hagan que dos personas pongan toda su fe en la otra sin pedir explicaciones, sin esperar nada a cambio, estando dispuesto en el momento en el que se le precise. Esta sin duda, es la experiencia como músico y como persona que la banda de la oliva me transmitió desde el primer día. Así́ fue y así́ sigue siendo…Ser de La Oliva, es ofrecerle la mano al compañero sin condiciones; apoyarle en las decisiones, gusten o no; es permanecer firmes en los momentos difíciles; ser de La Oliva , es practicar la generosidad consecuente y responsable; ser de La Oliva, implica saber que alguien escucha, atiende y, calla, cuando es conveniente y se le solicita; ser de La Oliva, es poseer un tesoro que no se puede guardar en una caja fuerte simplemente porque no cabría en ninguna; , ser de La Oliva es admitir que nadie es perfecto y puede cometer errores; ser de La Oliva es algo que en mucha ocasiones decimos de forma baladí́, pero que en realidad no sabemos cotejar ni valorar adecuadamente en la mayor parte de las ocasiones… , ser de La Oliva es una conquista a la que no se debe renunciar bajo ninguna circunstancia. Ser de La Oliva, es saber de alguien que nosHombrera2014 acepta como somos sin criticas.

Ahora bien, una cosa es ser de La Oliva y otra distinta es saber ser de La Oliva. Simplificando la cuestión, mas que un deseo es un sentimiento y dicho sea de paso, los sentimientos llevan consigo una carga importante de cariño, admiración, afinidad, comprensión, que difícilmente podemos obviar de ninguna manera. Aunque por otro lado, cuando se es de La Oliva, se da por sabido que se sabe ser también, de La Oliva de Salteras. Y este es el mensaje señoras y señores, hay que saber ser de La Banda de la Oliva de Salteras.

José Manuel Barquero Puntas @BarqueroPuntas

Músico.

nuestrocompas

 

 

 

Nuestro Compás 2 : “Ad líbitum”

NuestroCompás2La Oliva es como ese bajel de 22 metros de eslora que va meciéndose suavemente por las olas que se va transformando en ímpetu e intensidad. Donde el capitán dirige, coordina y controla las actividades a bordo,  ayudados por el patrón,  el jefe,  los marineros y toda la tripulación,  con un ritmo libre.
Hay ocasiones en que algunos abandonan el barco,  pero hay que tener la “valentía” suficiente para mantenerse a flote,  porque siempre habrá otros mares por descubrir. Mientras mantengamos todos unidos ese sentimiento tan hermoso, siempre nos esperarán nuevos amaneceres, nuevos comienzos.

Como se citaba en la secuencia del 15/08/13 La Centenaria es ” Un gran barco que te salpica de la música más hermosa”.

NuestroCompás1Ser de la Oliva es la libertad de improvisar “Ad líbitum”, expresión del latín que significa literalmente “a placer, voluntad”. Voluntad de formar parte de una gran familia,  donde no es necesario un vínculo consanguíneo, sino simplemente compartir unos sentimientos afectivos a los que llamamos “Olivismo”, que no es otra cosa que aquellos que están, junto con los que se fueron, luchan con “coraje” día a día por esos deseos que esperan cumplimiento.

Como bien decía Nelson Mandela “Aprendí que el coraje no  es la ausencia de miedo,  sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es aquel que no siente miedo,  sino el que conquista ese miedo “.

María Eugenia Lemos Mateo @EuSevilla

“Simplemente olivista”

nuestrocompas

Nuestro Compás 1: 22 METROS DE ESLORA

NuestroCompas2

Como si de una fiesta de agosto más se tratase, nos dispusimos a preparar nuestra caseta y las actuacioneNuestroCompas5s que la celebración conlleva.

NuestroCompas3Este año habíamos conseguido que ésta fuese la más grande del recinto ferial saltereño, no solo en extensión, sino por lo que allí se gestaría durante los días de preparación, disfrute y desmontaje de nuestro lugar de encuentro, sin saber que el primer año de este segundo centenario que comienza sería especial.

Una gran familia se reunió para trabajar con ilusión, alegría, entusiasmo y con las ganas de la primera vez, para poner a floteNuestroCompas6 ese bajel de 22 metros, donde la armonía, el compás y el tempo aparecieron inesperadamente de todos y cada uno de los componentes entregados a esa labor.

Pasaban los días y entre actuaciones nuestro tradicional lugar de reunión rebosaba de un ambiente exquisito que contagiaron a todos los que quisieron compartir con nosotros esos momentos.

NuestroCompas1Jesús Salas condujo a nuestra formación musical en las actuaciones entregando su corazón, haciendo valer su compromiso incondicional que ha demostrado durante toda su vida con La Oliva de Salteras.NuestroCompas4

Personalmente he percibido unidad, compañerismo, respeto por todos y para todo. Por ello me siento orgulloso de estar con vosotros y os felicito, porque de una forma u otra, habéis trabajado para llevar a buen puerto este bajel de 22 metros de eslora.

 

Nando Granado Quero  @bicicoria

Olivista de corazón