Secuencia LXXXIII 14/08/14: COMO SIEMPRE, CON NUESTRO PUEBLO

“Rosario público organizado por la Hermandad Sacramental (Salteras)”

Rosario2

Rosario7Decía Cervantes que hay actividades, por ejemplo la del músico, donde hay quienes se desvelan por contentar a otros porque “en el gusto ajeno consiste su bien propio” Acertada reflexión. Los componentes de la Banda de la Oliva se esmeran además en ese cometido, pues no hay mayor satisfacción que saber que su esfuerzo es agradable y sirve a los demás. Después vendrán, y esto ya no lo dijo el autor de “El Quijote” sino que lo pueden firmar todos y cada uno de nuestros músicos, quienes animados por desconocimiento, o quizá por demasiado conocimiento aunque la mayoría desacertado e incluso tendencioso, quieran ver la mota negra en la sábana blanca. Bueno, pues quien tenRosario4ga oídos que oiga y quien los tenga tapados por tapones de rencor que se los haga mirar porque la banda no aspira a caer bien por definición sino que al menos se le respete pues solo quien muestra respeto también muestra franqueza en su discurso y esa franqueza es la que de verdad alegra el esfuerzo que nace con la música.

A mediados de agosto, Salteras se alegra en su feria y hace coincidir la festividad de la Asunción, el día 15, con su particular celebración del Corpus Christi. El día anterior, se celebra el Rosario público organizado por la hermandad Sacramental y en ese acto, mientras sea requerida, ha estado, está y estará La Oliva. Repetimos por si no se ha entendido bien: ha estado, está y estará La Oliva.

Rosario6Minutos antes de las diez de la noche partía la comitiva y media hora después las cuentas del rosario ya se habían desgranado por las calles de Salteras mientras La Oliva interpretaba “Coronación de la Macarena” (Pedro Braña), “Quinta Angustia” (José Font y Marimón), “La Estrella Sublime” (Manuel López Farfán), “Mediatrix Omnium Gratiorum” (José Peña) e Hiniesta Coronada (José Albero). El repertorio se completó, una vez incorporaRosario9da a la comitiva la imagen de Nuestra Señora de la Oliva, con la marcha que dedicaron a nuestra patrona nuestros músicos Joaquín de la Orden y Dionisio Ortiz, y la pieza “Passio Granatensis” de Ángel López Carreño que acompañó la entrada de la comitiva en la Parroquia.

Rosario10Una vez cumplido con el rito, era menester cumplir con otro. La Banda de la Oliva hizo el pasacalles hasta la feria. Por nuestro pueblo sonó “Ganando barlovento” (Ramón Sáez de Adana) y  “Los voluntarios” (Gerónimo Gimenez). Ya en el recinto se atacaron los compases de “Heroína” (Feliciano Ponsa Riutort) para pasar frente a la Caseta Municipal, la de la hermandad de la Vera-Cruz y llegar a la remozada caseta de la banda si bien la formación pasó de largo recorriendo la feria en su totalidad para salir de ella, rodearla y volver a entrar por la nueva calle habilitada por el ayuntamiento y que desemboca justamente a la entrada de nuestra cRosario8aseta. Otros años la banda terminaba sus interpretaciones ante ella pero en esta ocasión los músicos entraron tocando en su recinto e incluso se interpretó en su totalidad bajo sus nuevas lonas el pasodoble “Nerva” (Manuel Rojas Tirado).

La caseta más grande de la feria saltereña se llenó de música con mayúsculas. Feliz feria a todos.

 

Tresillo de corcheas:

 

 ♪.- ¡Como pesaba la ausencia de Don José María!

Rosario5

 

♪.- Ya están los escudos nuevos. Elegancia suprema.

Rosario1

 

♪.- La mujer que regresó del frío. Elena Ceballos (flauta), afinando en la plaza.

Rosario3

 

A modo de coda

Rosario8

YA HA PASADO UN AÑO

Hace un año publicábamos en la secuencia dedicada al Rosario una foto parecida a esta. En aquella, aparecían José Cantero Santos y José Cantero Mateos, padre e hijo, trombonistas de La Centenaria. Ha pasado el tiempo y en esta ocasión la foto recoge también a ambos músicos en el mismo sitio pero ahora podemos decir que está completa pues aparece Don José Cantero Iglesias, padre y abuelo de los anteriores.

Hace un año hablábamos de “realidad pura y futuro asegurado con maestría”, de “entrega, pasión por su banda, comportamiento ejemplar, educación exquisita”. Hoy repetimos todo eso y además añadimos “categoría”, la que aporta el patriarca. Concluíamos la otra vez añadiendo que “cuando se dice José Cantero, hay que descubrirse ante el padre y el hijo”. Hoy añadimos que ante el abuelo, hay que inclinar con respeto la cabeza pues nos encontramos ante todo un señor.

Anuncios